domingo, 31 de agosto de 2014

BATALLAS

Después de meses de combatir en una guerra que no era la suya, de salvar la vida por los pelos sin un ligero rasguño, regresaba a casa.
Esta vez la contienda sería dura. Ni siquiera su rendición diaria le servía:

- Sí, cariño.

1 comentario:

  1. Si te apetece compartir tus relatos pásate por aquí:
    http://280ypunto.blogspot.com.es/
    Un saludo

    ResponderEliminar