viernes, 3 de octubre de 2014

VENGANZA

Me arrodillé delante de mi cuerpo inerte. Me aparté el mechón de la cara y me contemplé. Mis mejillas perdían el color mientras las baldosas se manchaban de rojo sangre.
Mi verdugo todavía llevaba el cuchillo en la mano.
En aquel momento recordé mis palabras de amor mientras veíamos aquella película de los setenta en un cine al aire libre.
-         Moriría por ti – dije entonces. – Qué pena – pensé. – Cuarenta años después, yacía en el suelo muerta por él.
El miedo había desaparecido. Cogí aire y grité.

Él cayó al suelo aterrorizado. No me iría sola. Y ahora, ya no podría hacerme nada.

2 comentarios:

  1. Que trágico... ¡Y que bonito!

    Me gusta como escribes, creo que me pasaré por aquí más a menudo :)

    ResponderEliminar