lunes, 30 de junio de 2014

CREER

Una niña paseaba por el bosque distraída. Cogía las flores, las olía y las guardaba en un cesto.
Un hada revoloteaba juguetona entre las margaritas.
Ambas se asustaron y gritaron cuando se vieron.
- No creo en las hadas, no creo en las hadas - decía la niña.
- No creo en las niñas, no creo en las niñas - deseaba el hada.
Y ¡puf! Las dos desaparecieron.

jueves, 19 de junio de 2014

EL PLANETA DE LAS ESTRELLAS

Una vez soñé que estaba en el planeta donde nacían las estrellas. Eran pelotas de luz que surgían de la tierra y ascendían hacia el firmamento. Se iban colocando a su antojo. Algunas se agrupaban, a otras les gustaba la soledad.
Intentaba acariciarlas, tocarlas de alguna manera, atraparlas… pero subían a tal velocidad que era imposible.
Cuando desperté creyendo que todo había sido producto de mi imaginación, encontré una pequeñita escondida en mi bolsillo.

martes, 17 de junio de 2014

EL CASTIGO FINAL

-         El mundo era un lugar bello y tranquilo hasta que llegasteis vosotros, seres egoístas, parásitos y destructores de todo lo bueno.
La madre naturaleza enrojecía de furia. La caída del último árbol del Amazonas para construir un parque temático basado en bosques en miniatura fue la gota que colmó el vaso.
Un trueno retumbó en el horizonte.
-         Os he avisado miles de veces: he sacrificado a vuestros semejantes con terremotos, erupciones volcánicas, inundaciones y tsunamis. Nunca me habéis hecho el menor caso. Ni siquiera con el cambio climático reaccionasteis.

Un segundo trueno resonó más fuerte que el anterior. Los nubarrones cubrían el cielo. La lluvia arrastró la tierra, que se dejaba llevar porque ninguna raíz la retenía. No había árboles que diesen sombra. Las llanuras fértiles desaparecieron dejando asomar la roca a la superficie. Nunca más se pudo cultivar y la vida dejó de existir en el planeta.

lunes, 9 de junio de 2014

LA VISIÓN

-         He soñado con un gran incendio en el que  todos moríais excepto yo que me subía a un globo y viajaba hacia la luna – contestó Juan cuando le preguntaron por la pesadilla que había tenido pues le habían oído gritar en sueños.
Todos se rieron ante su respuesta y él se quedó serio.
Unos meses más tarde, el incendio con el que había soñado se hizo realidad. El fuego lo engullía todo.
Juan y sus amigos corrían en dirección al globo.
-         Sálvate – le dijeron. – Ya no podemos más – añadieron parándose.
 Lloraban mientras veían acercarse las llamas y el humo los ahogaba.
Se subió al globo y comenzó a ascender. Se metió una mano en el bolsillo y sacó una caja de cerillas.

- A veces hay que dar un pequeño empujón para que los sueños se hagan realidad – pensó echándose a reír mientras contemplaba su obra.

sábado, 7 de junio de 2014

EL LABERINTO

-         Si consigues salir de aquí, mi amor será tuyo – me dijo sonriendo aquella arpía con mirada angelical y corazón de serpiente.
Crédulo, dejándome engatusar por quien quería deshacerse de mí, me adentré en aquel laberinto que se tornó tétrico nada más pisarlo.
Aullidos de dolor quebraron mi seguridad. Corrientes de aire me hacían girar asustado mientras avanzaba a través de la semioscuridad. Una mano helada rozaba mi columna vertebral y los escalofríos dominaban mi cuerpo. La sed y el hambre hicieron mella en mí. No distinguía qué era real o qué producto de mi imaginación. La muerte me encontró tumbado en un banco titiritando.

Ahora estoy condenado a recorrer los solitarios pasillos que me vieron morir mientras me cruzo con algún incauto humano enamorado de su cruel dama. Su sonrisa me perseguirá hasta el fin de los días porque volvería a repetirlo todo a cambio de una su mirada.